jueves, 5 de julio de 2012

Amor de abuela

Cuánta razón tenía Mary H. Waldrip cuando decía: "Los nietos son la recompensa de Dios por llegar a viejo".
Aquí os presento a la abuela de mi nieto que sostiene sus manos por un ratito, pero su corazón para siempre.