miércoles, 23 de agosto de 2017

Dicotomía


En espectro visible, este parece un lugar apropiado para el culto a la ceniza.
En infrarrojo, corrige instantes en que la vida se convierte en odiosa.
Con todo, al fondo vislumbra alegría, anuncia que el paso de días traerá alivio eterno.

sábado, 19 de agosto de 2017

Expreso de Alegría



Mi tren está llegando a su penúltima estación. Navegó con eficacia por vías de mar brava y nunca descarriló. Le debo la vida misma. Me permitió ser libre y no tener amo. Ahora va recorriendo cielos de angustia. Llega un momento en que se siente anhelo de ignorancia. Estoy buscando otra vía para mi tren, aprendiendo otra forma de pensar, navegando por debajo del agua.

domingo, 26 de febrero de 2017

Estanque Grande del Buen Retiro

Prefiero las escalinatas, aunque Alfonso XII también dispone de un buen sitio para ver pasar el tiempo. En cualquier caso, siempre es interesante pasear por las orillas del Estanque Grande, tal vez porque la felicidad sea contagiosa.

Fotografiado en infrarrojo, con filtro de 720nm

lunes, 20 de febrero de 2017

Cyclamen Persicum

Por el agregado al nombre, pareciera que esta planta procede de Persia, ese antiguo imperio, cosmopolita, con gran tolerancia cultural y diversidad religiosa; país de los cuentos de hadas, que ahora contrasta con la férrea teocracia que gobierna en Irán. Pero el epíteto geográfico alude una localización que no es su origen.

Fotografiado en infrarrojo, con filtro de 720nm, he querido poner en mi ventana la esencia de la Violeta de Persia, mostrándola más allá del espectro visible. Me sobraba el contraste del verde dominante; buscaba la armonía de su conjunto, la discreción en el ramillete de flores blancas y olorosas, sin aderezos.


sábado, 24 de septiembre de 2016

Candil de aceite

Cuántos buenos recuerdos me trae el candil, con su suave parpadeo, que iluminaba las tertulias de mis mayores, en invierno, al refugio del fogón... y aquel viejo bidón, relleno de paja prensada, a modo de anafe, cociendo la vianda.


Pero también me acuerdo de un fandango, que cantaba El Cabrero, con una profunda reflexión que no te puede dejar impasible:

Como se apaga un candil
«asín» se apaga una «vía»
va quemando su «torcía»
y eso es un poco morir
aunque nazca nuevo día

José Domínguez -El Cabrero