sábado, 24 de septiembre de 2016

Candil de aceite

Cuántos buenos recuerdos me trae el candil, con su suave parpadeo, que iluminaba las tertulias de mis mayores, en invierno, al refugio del fogón... y aquel viejo bidón, relleno de paja prensada, a modo de anafe, cociendo la vianda.


Pero también me acuerdo de un fandango, que cantaba El Cabrero, con una profunda reflexión que no te puede dejar impasible:

Como se apaga un candil
«asín» se apaga una «vía»
va quemando su «torcía»
y eso es un poco morir
aunque nazca nuevo día

José Domínguez -El Cabrero

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Ligereza y atrevimiento

Ligereza y atrevimiento, esto tienen los recortadores, además de forma física y habilidad para quebrar las embestidas del toro. Ahora, para mí tiene pleno sentido decir: ¡bravo!. Bravo, como adjetivo para describir el esfuerzo y la cualidad que reboza en el valiente. Bravo, porque es de natural fiero. ¡Bravo! porque reconozco y me entusiasmo. Bravo y bravo, porque son dignos oponentes.

Soy consciente de que mucha gente no compartirá mi pensamiento, pero es ahora cuando mejor comprendo a Goya y a Picasso que "hablaron" de toros, como alternativa a un panorama de sociedad desolador, que lo hicieron desde el arte, pero sin renunciar a la reflexión sobre el maltrato al animal.

Simón Gómez


Alejandro Pérez


Ángel Pitarque


Plaza de toros de Aranjuez, 4 de septiembre de 2016

sábado, 23 de julio de 2016

Chillidos en Granadella

Cuando demos premios por mantener la calma, todos los ganará la roca, que parece adormecida, aunque en plena efervescencia no ceja, siempre se mantiene en pié y vence al alboroto.


sábado, 30 de abril de 2016

Desmorir

Vivimos impulsados por ese desvivir de vidas que nos quieren. Sobrevivimos resitiendo a la existencia. Hay que aprender a desmorir, tal cual se levanta el lirio de la basura y redime al desvelo del agua y de su suelo.


domingo, 10 de abril de 2016

La danza de los esqueletos

Hace tanto tiempo que murieron..., y aún no lo saben.
Parece que están al día, bailando con alegría ¿o están a la noche?
Fueron años y años, muchos, con esfuerzo, haciendo suelo.
Tantos mangos al hacha prestaron, que el talador la absolución les ha dado.
Y digo yo ¿se acostumbraran a su esqueleto viejo?