domingo, 21 de abril de 2013

Alforjas de ilusión

Hace medio siglo, viajar suponía una gran avetura. Se cargaba todo el hato en la baca y se llenaban las alforjas de ilusión. Ahora hay quien, junto a la ilusión de viajar, tiene el respeto por lo antiguo; así fue que ayer tuve el gusto de ver en Aranjuez una concentración de orgullosos propietarios con sus SEAT 600.
Es que al final de la autarquía ya existía en España una clase media que comenzaba a viajar por el sólo hecho de conocer otros lugares. Los más intrépidos soñaban con el día en que pudieran conseguir un Seat 600.


Al ver este avioncito insertado en el frontal he recordado que antes del 600 se fabricó en España el 1400 ("el jaulón", que le decían mis mayores). Pero eso es otra historia.


·
·