jueves, 20 de octubre de 2011

Río Tíber

¿Qué sería de Roma sin el Tíber? Al menos su leyenda fundacional sería diferente, porque la canastilla con Rómulo y Remo no se habría cruzado en el camino de aquella loba y habrían sucumbido a manos de su malvado tío.

El Tíber, como todos los dioses que se precien, tiene mala uva y a veces se desbordaba (pero los romanos ya lo tienen dominado y bien encauzado).

Aquí está una bonita vista nocturna tomada desde el Puente Umberto; al fondo se ve la basílica de San Pedro.


En la próxima entrada pondré el enlace al álbum de Roma.