jueves, 17 de mayo de 2012

El mito de Psique y Eros

En esta ocasión la antigua mitología griega no termina en tragedia.
Parece ser que Psique (una mortal) era tan bella que la misma Afrodita quiso poner orden, y eliminar competencia, lanzando a su hijo Eros con malas artes contra ella. El chaval no pudo realizar el encargo porque se rindió a tan sublime belleza y se emparejó con ella. Con el tiempo todo se sabe; así fue que Afrodita vió el engaño y no pudo sino cabilar malvadas pruebas que tendría que completar la infeliz Psique para redimir la ofensa. El caso es que al final, con todo casi resuelto, la niña tomó para ella la pócima de la belleza eterna que debía entregar a Afrodita y cayó en un sueño profundo. Así las cosas, Eros la despertó e intercedió por ella ante Zeus y definitivamente pudieron formar pareja.


Esta escultura, de Canova (1793), representa el momento en el que Eros acude a despertar a Psique del sueño eterno. La composición está tan estudiada que todo conduce (alas, brazos y piernas) a observar las caras de la pareja como punto principal. Se ve pasión y amor, pero también la liberación del sueño y una gran ternura.