domingo, 20 de noviembre de 2011

El banco de ocre.

Los ocres y rojizos del otoño siempre me traen recuerdos de mi niñez. Los mayores contando historias interminables: unas eran preciosas, otras eran crónicas de supervivencia. Pero yo siempre me sentía protegido al abrigo de sus palabras.