lunes, 20 de febrero de 2017

Cyclamen Persicum

Por el agregado al nombre, pareciera que esta planta procede de Persia, ese antiguo imperio, cosmopolita, con gran tolerancia cultural y diversidad religiosa; país de los cuentos de hadas, que ahora contrasta con la férrea teocracia que gobierna en Irán. Pero el epíteto geográfico alude una localización que no es su origen.

Fotografiado en infrarrojo, con filtro de 720nm, he querido poner en mi ventana la esencia de la Violeta de Persia, mostrándola más allá del espectro visible. Me sobraba el contraste del verde dominante; buscaba la armonía de su conjunto, la discreción en el ramillete de flores blancas y olorosas, sin aderezos.