miércoles, 6 de junio de 2012

Domador de fieras


No está todo perdido, aún hay esperanza. Es solo que se necesita más gente así. ¡Ya quisiéramos muchos tener ese temple!